leche-veneno

LA LECHE DE VACA ES LA CAUSA PRINCIPAL DE TODAS LAS ENFERMEDADES.

Abr 14 • MEDICINA • 19196 Views • No hay comentarios en LA LECHE DE VACA ES LA CAUSA PRINCIPAL DE TODAS LAS ENFERMEDADES.

Continuamos desterrando mitos

ENFERMEDADES POR CONSUMIR LECHE

1. ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

Asma bronquial – Sinusitis y Pólipos de senos paranasales – Rinitis – Fiebre de Heno – Amigdalitis – Angina roja y pultácea – Faringitis – Laringitis – Pólipos faríngeos – Bronquitis Aguda y Crónica – Enfisema y Fibrosis pulmonar – Bronconeumonía y Neumonitis.

2. ENFERMEDADES DIGESTIVAS

Aftas en la boca – Glositis – Gastritis hipoclorhídrica y autoinmune – Enteritis – Enterocolitis – Síndrome de Malaabsorción – Colitis ulcerosa – Disbacteriosis intestinal y Dispepsia putrefactiva – Colon irritable – Adenomatosis y Pólipos intestinales – Hígado graso o Esteatosis hepática – Pancreatitis y Enfermedad fibroquística del páncreas – Litiasis biliares y Litiasis de glándulas salivales – Hepatitis crónica autoinmune – Constipación y Hernia.

3. ENFERMEDADES GENITOURINARIAS Y MAMARIAS

Litiasis (cálculos) de riñón – Insuficiencia renal aguda y crónica – Quistes renales únicos o múltiples – Glomerulonefritis – Pielonefritis – Síndrome nefrótico y nefrítico – Cistitis y otras infecciones urinarias a repetición, especialmente por Escherichia Coli y Proteus – Uretritis – Flujo vaginal por Tricomonas o Cándidas – Lesiones en cuello uterino por HPV – Fibromas o Miomas o Pólipos uterinos – Prostatitis y Adenoma de próstata – Quistes ováricos – Endometriosis – Displasia mamaria nodular y difusa – Mastitis – Enfermedad de Paget del pezón – Esterilidad femenina o masculina con componente alérgico, autoinmune, infeccioso u hormonal.

4. ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS – AUTOINMUNES – ALERGICAS Y DEL COLÁGENO

Esclerosis múltiple o en placas – Esclerosis lateral amiotrófica y otras enfermedades desmielinizantes – Lupus eritematoso sistémico – Artritis reumatoidea – Miastenia Gravis – Tiroiditis de Hashimoto y otras patologías tiroideas autoinmunes – Diabetes con componente autoinmune – Esclerodermia – Pénfigo – Retinitis pigmentaria – Hepatitis crónica autoinmune – Todo tipo de enfermedades alérgicas, incluso alergias a sustancias no componentes de lácteos ni de su adulteración – Todo tipo de colagenopatías y de enfermedades autoinmunes – Síndrome de Sjöegren – Enfermedad de Peyronet – Enfermedad de Parkinson.

5. ENFERMEDADES DE LA PIEL, PELOS, UÑAS Y TEJIDO CELULAR SUBCUTÁNEO

Esclerodermia – Eczemas – Psoriasis – Pénfigo – Eritema Nodoso – Vitiligo – Verrugas – Leucoplasias – Acné – Forunculosis – Abscesos – Lesiones por Herpes Simple y Herpes Zoster (Culebrilla) – Micosis dérmica y ungueal – Celulitis – Alopecia – Caspa y Seborrea – Dermatitis del pañal y otras formas de dermatitis – Sudamina – Impétigo – Cáncer de piel – Sarcoma de Kaposi.

6. DISLIPIDEMIAS, ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES Y FLEBOLOGICAS

Hipercolesterolemia – Hipertrigliceridemia y otras Dislipidemias – Arterioesclerosis coronaria, cerebral, etcétera. Síndrome de Claudicación Intermitente – Várices – Adenopatías y Linfangitis – Elefantiasis – Flebitis y Tromboflebitis – Hiper o hipotensión arterial (presión alta o baja).

7. ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Todo tipo de infecciones bacterianas. Todo tipo de infecciones virósicas. Todo tipo de infecciones micóticas (hongos) – SIDA con HIV positivo – HIV sin SIDA – Síndrome de fatiga crónica virósica – Tuberculosis – Lepra.

8. ENFERMEDADES ENDOCRINAS

Diabetes Mellitus con componente autoinmune – Tiroiditis de Hashimoto – Hipotiroidismo – Bocio nodular y difuso.

9. CANCER, TUMORES BENIGNOS Y ENFERMEDADES HEMATOLÓGICAS

Cáncer de mama, útero, ovario, colon, páncreas, vías biliares, estómago, esófago, hígado, próstata, testículo, piel y otros. Leucemias – Linfoma de Hodgkin y Linfomas no Hodgkin. Tumores benignos de todo tipo y localización como hipófisis – Neurinoma del acústico y de otros nervios, cerebrales, etcétera. Anemias ferropénicas y/o con componentes autoinmunes. Mielodisplasias. Mieloma.

10. ENFERMEDADES OFTALMOLÓGICAS Y OTORRINOLARINGOLOGICAS

Además de las citadas en 1: Conjuntivitis – Otitis – Retinitis pigmentaria – Cataratas – Pterigion – Orzuelos.

11. ENFERMEDADES OSTEOARTICULARES Y REUMÁTICAS

Artritis reumatoidea y otros tipos de Artritis – Artrosis con o sin deformidad articular – Osteoporosis – Espondilitis anquilosante – Calcificaciones anormales en articulaciones (picos de loro) y en cualquier parte del cuerpo (arterias, mamas, cerebro, riñones, vesícula biliar, glándulas salivales, etc.)

12. OTRAS ENFERMEDADES

SIDA sin HIV. (Linfocitopenia “idiopática” de los CD4).

Tipos de mecanismos fisiopatológicos por los que los lácteos generan estas enfermedades

1. Reacciones alérgicas vinculadas con sus proteínas.
2. Autoinmunidad y agotamiento inmunológico relacionado con sus proteínas.
3. Transformación en microbios del excedente proteico (caldo de cultivo).(Proteínas organizadas para abrirse paso por sí mismas y así eliminarse del organismo).
4. Depósitos múltiples y anómalos del excedente de proteínas no metabilizados y no eliminados como bacterias y hongos (por ejemplo por uso imprudente de antibióticos ante estas infecciones). También depósitos de calcio en múltiples lugares anormales (picos de loro, cálculos, calcificaciones mamarias, etc.)
5. Grasas (colesterol, triglicéridos) por acción directa (arterioesclerosis) e indirecta (a través de constipación y transporte de cancerígenos liposolubles por ejemplo).
6. Hidratos de carbono (intolerancia a la lactosa).
7. Otros componentes naturales (Factor de crecimiento epitelial, gran responsabilidad en la generación de la mayoría de los cánceres, toxicidad por exceso de vitamina D, Factor X –O o Xantino Oxidasa, más importante que el colesterol y los triglicéridos como primer factor causal de infartos y arterioesclerosis).
8. Virus, bacterias, hongos o parásitos que transporten.
9. Aditivos (teóricamente prohibidos).
10. Contaminantes naturales (por ejemplo aflatoxinas).
11. Contaminantes químicos, o bioquímicos o físicos, accidentales o por imprudencia, o por tratamientos hechos a las vacas, o a su alimento (antibióticos, hormonas, DDT, susta, radioactivas, etc.) (Se detectaron 29 antibióticos en la leche).
12. Robo de nutrientes (calcio y otros minerales y vitaminas, inadecuada proporción calcio / fósforo).

LA LECHE = CANCER.

Hay millones de hormonas en el reino animal, pero sólo una hormona es exactamente igual entre dos especies. Esa hormona se llama el factor de crecimiento, semejante a la insulina (insulin-like growth factor (IGF-l)) y es idéntica a la de las vacas.

Cuando se bebe un vaso de leche se dobla la cantidad de esa hormona de crecimiento en el cuerpo, y es el cáncer el que aprovecha ese factor de crecimiento para extenderse descontroladamente.

Las células en los adultos humanos no necesitan multiplicarse a la velocidad que se multiplican las células del ternero; éste tiene que ganar más de 100 kilos en pocas semanas. Por consiguiente los factores de crecimiento se estimulan en el hombre que toma leche y es el cáncer el que crece. Cuando se detecta un cáncer, una de las primeras cosas que se debe hacer es evitar que éste crezca.

Los científicos descubrieron que una ingesta de leche tratada con altos niveles de rBGH da lugar a la división y crecimiento incontrolado de células en los humanos. En otras palabras: cáncer. Los propios estrógenos que se añaden a la leche bovina son otro de los factores que estimulan la expresión nociva de esta hormona y que, indirectamente, acaban provocando la aparición de tumores”.

Las hormonas en la leche son los factores clave en todos los cánceres humanos: La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el número de hombres que padecen este cáncer en China –donde generalmente no beben leche–, es de 0,5 por cada 10,000; mientras que en el Reino Unido –grandes consumidores de lácteos la cifra es 70 veces mayor. La clave está pues, sin duda, en el consumo de leche y sus derivados.

¿Será una casualidad que el 70% de la población mundial haya sido incapaz de digerir la lactosa?, o es que la Naturaleza la que nos avisa que la leche de vaca la hizo especialmente para que el ternero alcance cien de kilos en poco tiempo. El hombre es el único mamífero que después de la lactancia materna sigue tomando leche de un mamífero de otra especie y con esa actitud está violentando su organismo.

Cuando se consume leche en la edad adulta sus bondades se pueden convertir en trampas capaces de desencadenar patologías como el cáncer de mama en las mujeres, y los tumores de próstata en los varones.

LACTOSA Y CÁNCER DE OVARIO

Un grupo de investigadores del Karolinska Institute (Suecia) publicó en el American Journal of Clinical Nutrition los hallazgos de un estudio que sugería una relación entre el consumo de más de dos vasos de leche al día y un notable incremento del riesgo de uno de los tipos de cáncer de ovario más comunes.

Investigadores del Instituto de Roswell Memoriaal en Búfalo, New York, encontraron después de un estudio de 3,334 que hay un elevado riesgo de cáncer de boca, estómago colon, recto, pulmones, vejiga, senos y cuello uterino en personas que consumen frecuentemente la leche entera.

Un estudio (Physicians’ Health Study entre 1982 y 1984) de la American Association of Cancer Research, en San Francisco, reveló que el consumo de mucha leche y sus derivados está asociado con un ligero incremento en el cáncer de la próstata en los hombres. Otro estudio por el mismo equipo de investigadores, descubrió que los hombres que consumen grandes cantidades de productos lácteos, tiene un 70% de riesgo de contraer cáncer de la próstata.

Epidemiólogos del “Aviano Cancer Center” en Italia, reportaron que el consumo frecuente de leche es un factor independiente para el cáncer de la próstata. Los investigadores noruegos de la universidad de Oslo, encontraron esa misma relación, es decir que la leche es un riesgo para el cáncer de la próstata.

La galactosa se ha implicado en el cáncer de ovarios. Las mujeres con esta enfermedad demuestran un mayor consumo de productos lácteos, particularmente yogurt, comparado con mujeres sin cáncer de ovarios. Las que beben más de un vaso de leche entera al día, tiene tres veces más la probabilidad de contraer cáncer del seno que las demás.

CÁNCER DE LOS SENOS

La leche ha sido encontrada a si misma como un agente causante del cáncer de los senos. Si a esto le añadimos la influencia que la hormona insulínica aumenta las probabilidades de tenerlo drásticamente. Cáncer de los Testículos: Investigadores británicos descubrieron una relación entre el cáncer testicular y el consumo de leche. Investigadores de la Universidad de Harvard, encontraron una relación positiva y fuerte entre el cáncer del páncreas y el consumo de la leche, huevos y la carne.

DEJAR DE CONSUMIR LECHE CURA EL CÁNCER

Según la profesora Jane Plant, el cáncer ya tiene cura. La historia de la profesora la citada geoquímica y jefa científica del British Geological Survey, puede constituir un significativo ejemplo para muchas mujeres ya que ha sobrevivido a 5 tumores mamarios y a las prácticas médicas convencionales para tratar su cáncer. Y lo ha hecho, según afirma ella misma, de una forma muy sencilla: eliminando todos los lácteos de su dieta.

Explica Plant: ―–ahora no me cabe duda de que la relación entre los productos lácteos y el cáncer de mama es similar a la que existe entre el tabaco y el cáncer de pulmón–‖

El doctor Daniel Cramer -de la Universidad de Harvard- determinó que los productos lácteos están implicados en la aparición del cáncer de ovarios. Y los datos sobre el cáncer de próstata conducen a conclusiones similares.

Para la profesora Plant la leche de vaca es un gran alimento… ¡pero sólo para los terneros! ―De hecho estoy convencida –concluye– de que salvé mi vida por dejar de consumir leche de vaca. Sólo deseo que mi experiencia pueda servir a más mujeres y hombres que, sin saberlo, pueden estar enfermos a causa de los lácteos que consumen‖. Pueden encontrar más información sobre este tema en los siguientes enlaces:

http://www.medicos-naturistas.org/noticias3.html

http://www.dsalud.com/numero84_1.htm

http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=1419

OSTEOPOROSIS

Cuanto más miedo se le tiene, más riesgo hay de padecerla ¿Cómo dejar de robar calcio de los huesos? Uno de los temas que más preocupan, sobre todo a la mujer actual de más de 40 ó 60 años, es el de la osteoporosis.

Es extraño que cada vez más expertos alcen su voz abiertamente afirmando que la leche y sus derivados no sólo no son alimentos adecuados para el ser humano sino que ni siquiera constituyen una buena fuente de calcio porque una cosa es la cantidad de ese mineral presente en ella y otra muy distinta su bio-disponibilidad.

En rigurosas y concluyentes investigaciones se comprobó que la leche animal desmineraliza a los adultos. Es decir, se comprobó que las mujeres en China que no tomaban leche de vaca y sus únicos alimentos eran el arroz, los vegetales, la soja y derivados: ellas no padecían osteoporosis. En otra latitud, el doctor William Ellis, expresidente de la Academia Americana de Osteopatía Aplicada, estableció que las personas que toman de 3 a 5 vasos de leche diarios presentan los niveles más bajos de calcio en sangre

En esa misma línea se expresa un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition que afirma que el exceso de proteínas de la leche es uno de los factores más importantes en el avance de la osteoporosis. Y estudios más recientes muestran que con una ingesta de 75 gramos diarios de proteína láctea se pierde más calcio en la orina del que se absorbe a través de la dieta.

A todo esto hay que añadir que la relación calcio/fósforo de la leche de vaca no es adecuada para el ser humano pues su contenido es demasiado elevado en fósforo y por eso su ingesta acidifica el organismo y esa acidez es la que directamente causa la osteoporosis… y el cáncer.

LA SOCIEDAD DE CONSUNO NO NOS ENSEÑA A PENSAR, SINO A CONSUMIR

La televisión, la prensa y la mayoría de los médicos repiten que la solidez de los huesos depende de su cantidad de calcio y sólo el consumo diario de productos derivados de la leche puede aportarles en cantidad suficiente ese precioso calcio.

Sin embargo, ocurre exactamente todo lo contrario: ¿Quién en este mundo se ha curado de osteoporosis tomando cantidades de calcio? ninguno se ha curado. Si tomando calcio en exceso se curara la osteoporosis nadie la sufriría porque el calcio es barato y fácil de conseguir.

La osteoporosis no se corrige tomando cantidades de calcio sino evitando la acidez orgánica que roba el calcio de los huesos. La acidez orgánica se corrige simplemente tomando regularmente agua alcalina y, una vez controlada la acidez, el organismo se puede recuperar ingiriendo la mínima porción de calcio que necesita el cuerpo.

El mejor calcio, el que en realidad puede asimilarse correctamente, el único que requiere el cuerpo, se encuentra en los vegetales y en las frutas; el calcio es un mineral muy abundante en el suelo donde es absorbido por las raíces de las plantas y procesado admirablemente en el laboratorio de las hojas, quedando óptimo para ser asimilado por animales y seres humanos. Los suplementos lácteos ―enriquecidos‖ con calcio producen osteoporosis y dejan residuos dañinos.

Debemos añadir que la leche puede estar contaminada por productos químicos, hormonas, antibióticos, pesticidas, pus procedente de las mastitis –tan frecuentes en la vacas ordeñadas permanentemente–, virus, bacterias y priones, además de detergentes y desinfectantes… hablamos de formol, ácido bórico, ácido benzoico, sales alcalinas, bicromato potásico, etc., sustancias que se emplean en la limpieza y desinfección del material que se pone en contacto con la leche. Su uso está justificado ya que el agua por sí sola es incapaz de arrastrar los restos de materia contaminante.

En la comida que se da a las vacas se pueden encontrar compuestos químicos con los que se ha procurado tanto el incremento de las cosechas como su mejor conservación. En este grupo se incluyen acaricidas, nematicidas, fungicidas, rodenticidas y herbicidas. Compuestos químicos -DDT, dieldrin, lindano, metoxiclor, malation, aldrín, etc.- que pueden ocasionar cáncer.

Se usan cerca de 60 clases de tratamientos químicos [antibióticos] para tratar la hinchazón de pezón. Las dioxinas, derivados del cloro, están relacionados con el cáncer de pulmón y los linfomas. Investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública de Morelos (México) encontraron un aumento significativo del riesgo de contraer cáncer de estómago en pacientes que consumían productos lácteos. En los que además consumían carne el riesgo se triplicaba.

La galactosa –uno de los azúcares de la leche– se ha relacionado también con el cáncer de ovarios. Algunos investigadores consideran que las mujeres que beben más de un vaso de leche entera al día tienen tres veces más probabilidades de contraer cáncer de ovarios que las que no lo ingieren.

El alto contenido de calcio de la leche hace disminuir la cantidad de vitamina D del cuerpo, encargada de proteger del cáncer de próstata. En el ternero no ocurre tal cosa porque su metabolismo está diseñado para recibir esas proporciones.

Universidad de Harvard- descubrió que los hombres que consumen grandes cantidades de leche y/o lácteos tienen un 70% de riesgo de contraer cáncer de próstata. Opinión que comparte un grupo de científicos noruegos de la Universidad de Oslo quienes afirman que consumir leche es un riesgo para contraer cáncer de próstata.

¿POR QUÉ LOS LÁCTEOS PRODUCEN OSTEOPOROSIS?

Seguramente el lector no enterado se sorprenderá al saber que la leche, los quesos y otros lácteos producen osteoporosis, lejos de prevenirla como casi todos creen. Su calcio, al igual que el medicamentoso en exceso, tiende a depositarse en cualquier lado, menos donde se lo necesita, por ejemplo en las articulaciones, formando los típicos picos de loro; en las mamas generando las conocidas micro y macro calcificaciones mamarias, en las placas de ateroma que van obstruyendo las arterias, en los núcleos de la base del cerebro, en el cristalino creando cataratas y en los riñones produciendo cálculos.

El doctor americano William Ellis, afirma que después de realizar más de 25.000 análisis de sangre, halló que los niveles más bajos de calcio correspondían a personas con la costumbre de tomar tres, cuatro o cinco vasos de leche al día.

Un estudio de la Universidad de Harvard (entre otros) demostró que en las mujeres que se administran estrógenos con la intención de prevenir la osteoporosis para aumentar el aprovechamiento del calcio (o como anticonceptivo), se incrementa en un 32% la incidencia de cáncer de mama, de útero, ovario y vagina, algo que se podría solucionar tan fácil tomando agua alcalina que elimina el ladrón del calcio (acidez orgánica) y elimina el ambiente donde proliferan las células cancerosas.

Los lácteos y las carnes resultan ser los mayores inductores de cánceres humanos considerando el resto de causas de riesgos. Al anuncio de cáncer, por favor, deje la carne, deje los lácteos, tome abundante agua alcalina y llénese de confianza porque, desterrando la ignorancia que existe en torno a esta enfermedad, es la mejor manera de obtener un resultado exitoso.

Se pueden obtener sabrosas y nutritivas “leches” de arroz, avena, almendras y avellanas. Excelentes vegetales ricos en calcio que combaten la osteoporosis son la espinaca, la col, la cebolla y la acelga. Las hortalizas de hojas verdes como el brócoli, la col rizada, la mostaza, los nabos y el repollo todas son buenas y dotan al a la persona de nuevas fuerzas de salud y vida.

Las proteínas de la leche y la carne, por su difícil digestión, estimulan mucho la secreción de ácido clorhídrico del estómago y acidifican la sangre; luego la sangre para alcalinizarse roba calcio de los huesos y eso lo llaman osteoporosis.

Related Posts

Comments are closed.

« »